Conozcamos a Mario Sarabia: El renacimiento de la cerámica y la nueva bolivianidad

“Yo no decidí ser artista, el arte me eligió”, nos cuenta Mario Sarabia, ceramista con una trayectoria de 40 años en el rubro. Bajo esta idea, sostiene que una persona sólo sabe que hará algo en la vida, pero no qué. Ser artista no es una elección consciente, es un proceso de descubrimiento y revelación".

Imagen

La vida de un artista boliviano

En Bolivia, el artista, indiferentemente al rubro que se dedica, atraviesa retos y dificultades para vivir y comunicar arte. “Ser artista y vivir del arte es un privilegio, no es fácil en un medio como Bolivia”, explica Sarabia. Más allá de las barreras económicas, el arte no está aceptado enteramente en nuestra cultura.

En efecto, nos comenta que los artistas afrontan un nuevo reto desde su concepción, la poca representación. Este fenómeno se da debido a la pérdida de las artes mayores andinas. En la época prehispánica, la cerámica, el tejido y el tallado en piedra eran considerados como “artes mayores”. Sin embargo, con la llegada de la cultura española, éstos se suplantan por arte principalmente pictórico representado en la pintura con altos matices religiosos. Por tanto, Sarabia nos comenta que existe un estancamiento de la representación del arte en la región, más allá de la pintura es necesario revalorizar otras corrientes, en este caso, la cerámica.

“Busco (re)introducir la cerámica al arte boliviano, pero no imitando motivos Incas o Tiahuanacotas, sino representando las nuevas identidades del boliviano, con mestizaje cultural o de sangre”, explica. Por tanto, estamos frente a una nueva corriente con identidad propia rompiendo con la corriente que imita españolismos o culturas prehispánicas.

El mensaje de su obra

El simbolismo es una característica latente en la obra de Sarabia, donde el “TORO” representa la influencia de la nueva cultura occidental materializada por bolivianos con ascendencia europea. El siguiente elemento es la “LLAMA” o los camélidos en general, que representan la región andina. “Somos la mezcla de ambas culturas, dejando de lado los matices políticos”, sostiene.

La cerámica en la actualidad

Sarabia cuenta que hay un avance en el rubro de la cerámica en Bolivia. ”Hace 40 años, sólo había arcilla en los cerros, ahora hay talleres donde comprar materiales, la producción de cerámica estaba enfocada en macetas, ahora existen corrientes artísticas”. Su objetivo es comunicar y revalorizar la cerámica para emprender un cambio en Bolivia. Actualmente, hay mayor apreciación por este rubro, que incluso traspasa fronteras y llega a otros países.

Rol de la cerámica en la cocina nacional

Para Sarabia, la cerámica es sin duda una pieza fundamental en la experiencia y complemento entre la comida nacional y los platos o utensilios con los que se sirve.

En efecto, sostiene que existen pocos registros de los tipos de utensilios que se usaban en la época prehispánica, más bien se evidencia una fuerte corriente de comer con la mano a través del Aphthapi. Con la llegada de los españoles se insertó en la región una mayor variedad de platos y utensilios para la comida, no obstante señala que el barniz que se usaba, y aún se usa, para darle el brillo a los mismos es plomo y por tanto, muy tóxico para el consumo. “El fomento de nuevas técnicas es esencial no sólo por un tema cultural, sino de salud pública”, explica.

Adicionalmente, la cerámica es parte de la presentación del alimento ya que complementa la experiencia gastronómica. Sin embargo, el alcance del arte en la cerámica es aún muy reducido en la población. Sarabia sostiene que tanto el costo de los insumos y equipos es alto, así como el proceso que asegure un acabado libre de toxinas para el humano. No obstante, las vajillas importadas en masa provenientes de China, acercan más a la población a la apreciación por este arte, es sin duda, un inicio.

Cerámica en Bolivia

“Amo lo que hago y tengo suerte de haber llegado hasta donde lo hice”, también nos cuenta que el trabajo de un ceramista es fuerte, con jornadas desde las 8am hasta las 11pm. “Tienes que ser alquimista, científico, creativo y muy trabajador, es un trabajo de muchas horas y nada fácil”, sostiene.

Sarabia busca darle vida propia a su obra y que ésta trascienda como un aporte al arte en Bolivia.

Para concluir, M.S. nos explica que en la actualidad surge un renacimiento en la cerámica, “la nueva ola de la cerámica cuenta con diferentes representaciones, andinas, mestizas, entre otras que le dan una nueva identidad a este arte”.

Como primicia, nos comenta que próximamente espera abrir una galería de arte en la Zona Sur de la ciudad de La Paz, las fotografías presentadas en este artículo son una muestra de la nueva colección.

 

Frases de Mario Sarabia

“Yo no espero nada de la cerámica, es algo que fluye”.

“Hablamos español sin ser españoles, tenemos costumbres indígenas sin ser enteramente indígenas”.

“Es el mismo arte que me lleva por la carretera del arte”.